PROMOHOMEDEPORTESMODA Y MASVIDEOSHISTORIA106.3 FM, Cayetano GermosénCortitas de Luz AmaliaNoticias Internacionales en vivo por internet 24 horas

Nuestro Pueblo y La Sequía del "Centenario"

Por Justo L. Grullón - Febrero 2013
A principio del 1941, el "Presidente" de turno Manuel de Jesús Troncoso de la Concha anunció al pais, con "bombos y platillos", la manera de como se iba a celebrar el primer centenario de la Independencia Nacional, lograda el 27 de febrero del 1844.

Por coincidencia, con el anuncio, la naturaleza empezó a negarse a darnos agua en forma de lluvia, y ahí se inició el sufrimiento de nuestra gente de entonces.  Las lluvias se presentaban esporádicamente hasta desaparecer casi por completo.  La sequía se extendió a los años siguientes afectando la agricultura, tanto local como nacional.

Los principales rios de la República Dominicana dejaron de "correr", enseñando solo piedras y arenas. Los canales construidos para llevar agua a los arrozales dejaron de funcionar.  Se produjo una carencia del cereal y nuestra gente tuvo que cambiar sus costumbres alimenticias. Al problema de la sequía, se le sumó el de la Segunda Guerra Mundial, ya que era imposible la importación de productos de consumo para la población, y los dos únicos barcos cargueros de los Estados Unidos que iban a la República Dominicana fueron utilizados para asuntos de la Guerra, así como el hundimiento de los únicos dos barcos de carga dominicanos: el San Rafael y el Presidente Trujillo, por parte de los alemanes.

Nuestro pueblo fue afectado grandemente por la sequía.  Nuestro arroyo desapareció casi por completo, a pesar de ser nuestro municipio rico en agua subterranea.  Los pozos se secaron y el intento de conseguir agua en nuevos pozos era inútil.  Los fuegos en los pastizales y mallas eran comunes.  
 
En una ocasion, mi abuelo Justo Cáceres me dijo que en el Arroyo Reparadero había una tina que nunca se secó y mucho de los habitantes de Guanábano y Villa Trinitaria buscaban agua para tomar. 

Uno de los problemas principales, además de la falta de agua y alimentos, era el polvo y los problemas respiratorios.  Los platanales fuero diezmados por la falta de agua.  El maiz era el principal alimento de nuestros pobladores.  La gente nuestra lo preparaba al igual que el arroz; además casqueado (casquito de maiz), chen chen y otras formas.  Pero, la producción de maiz llegó a su mínima expresión a causa de la sequía y la desesperación se hizo dueña de la gente, quienes se lanzaron camino al Santo Cerro, en peregrinaciones organizadas por la Iglesia Católi
ca. 

A pesar de los pesares, el 27 de febrero del 1944 fue celebrado pomposamente el primer centenario de la creación de la República Dominicana, y se produjo un contraste con el tiempo, ya que a pesar del calor, la temperatura bajó a tres grados bajo cero, con un frío record.  Después de este fenómeno, regresaron las lluvias y todo volvió a la normalidad.  
 

                 
  Edit Text 





Copyright  2003 -  2012